Sintomas Principales

Los síntomas más tempranos de la enfermedad de Parkinson  pueden aparecer en forma de fatiga o debilidad. La persona puede sentir que le cuesta más que antes seguir con su actividad cotidiana, incluso puede sentir un estado de ánimo bajo. Muchas veces es la propia familia, los amigos o las personas que rodean  al enfermo, quienes notan que algo está pasando.

La forma de llegar al diagnóstico de la enfermedad se basa en la observación de una compleja combinación de síntomas, que se pueden manifestar a través de un examen físico-neurológico, así como una respuesta positiva a los medicamentos antiparkinsonianos y el descarte de otras enfermedades que pueden presentar síntomas similares denominados parkinsonismos.

Cada enfermo de Parkinson presenta un Parkinson distinto y la evolución del mismo es diferente en cada persona.

Los síntomas más identificativos de esta enfermedad son:

  • El temblor. Se caracteriza por ser un temblor que aparece cuando la persona tiene en reposo sus extremidades y que empeora con las emociones o el estrés. El temblor disminuye con el movimiento voluntario.
  • La lentitud de movimientos o bradicinesia. Esta lentitud puede afectar a distintos tipos de movimientos como son: caminar, vestirse, pasar la página de un periódico, cepillarse los dientes,….
  • La rigidez muscular ocurre en fases más avanzadas y es debida a un aumento de la resistencia de los músculos al movimiento.
  • Los trastornos posturales se manifiestan con la inclinación del cuerpo y de la cabeza hacia adelante. Determina trastornos de la marcha y el equilibrio

Además de estos síntomas, la enfermedad de Parkinson puede producir otros síntomas como: